Recién acaba de presentarse en Bogotá un ejercicio de priorización de cinco retos urbanos en el marco de la agenda de Objetivos de Desarrollo Sostenible -ODS- llevado a cabo por   por la Fundación Corona, la Red de Ciudades Cómo Vamos y el PNUD, en colaboración con la Comisión Interinstitucional ODS del gobierno nacional.

El primer reto priorizado en la agenda urbana es el relacionado con la pobreza, informalidad y desigualdad. Justamente este último es el más desafiante pues termina englobando los otros dos y permeando una gran parte de los ODS. Es un hecho que Colombia es uno de los países más desiguales del mundo y que esto termina impactando cualquier medición de bienestar de la población. Aunque la pobreza aún está por encima de la desigualdad en la agenda pública colombiana, poder dar cuenta de una pobreza mínima, que no se alcance vía subsidios, implica, necesariamente, brindar igualdad de oportunidades para generar capacidades y el máximo potencial a todos los ciudadanos.

En Medellín, que en años recientes ha ocupado los primeros lugares en desigualdad en el país, medida por ingresos, los ciudadanos han expresado que en ella la mayor desigualdad se da en el acceso a oportunidades de empleo de calidad, a la salud y a la educación, coincidiendo con los tres temas priorizados por los ciudadanos en la agenda pública local y con los temas más relevantes para su calidad de vida individual. Lo anterior apunta a que la prioridad de la acción pública deberá encaminarse a brindar las mismas oportunidades a la gente, principalmente, para formar su capital humano.

También puede interesarle:

Cinco retos urbanos en el marco de la agenda de Objetivos de Desarrollo Sostenible

Publicado en el Periódico ADN Medellín el 8 de marzo de 2016

Desigualdad y agenda ODS