Encuesta de Calidad de Vida del DANE revela algunos datos interesantes de los hogares colombianos en 2012

Click sobre la imágen para ampliar

El Dane acaba de publicar los resultados de la sexta versión de su Encuesta de Calidad de Vida –ECV- en el primer trimestre de 2012. El propósito de la ECV, de acuerdo a la entidad es “analizar y realizar comparaciones de las condiciones socioeconómicas de los hogares colombianos, las cuales posibiliten hacer seguimiento a las variables necesarias para el diseño e implementación de políticas públicas y para el seguimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM)”. En total se realizaron 21.383 encuestas entre los meses de septiembre y octubre de 2012 en el territorio nacional, con representatividad para nueve regiones, incluida Antioquia. La ECV permite hacer distinción entre la cabecera (similar a lo urbano) y  resto (similar a lo rural). 

Frente a resultados de años anteriores, llama la atención que en el caso de la educación, el analfabetismo revirtió la tendencia de disminución y mostró un leve ascenso pasando de 5,8% a 5,9%, producto de un incremento en de éste en las cabeceras, donde pasó de 3,6% a 3,8%. En el caso de la asistencia escolar, el cuello de botella en la educación media (edades entre 16-17 años) se estrechó aún más al pasar del 73,5% en 2011 al 72,2% en 2012. El nivel de educación superior (edades entre 18 y 25 años) sigue siendo el de menor asistencia, aunque con un leve aumento entre 2011 y 2012, al pasar del 29,2% al 30,1%.

En salud, llama la atención que la afiliación a la seguridad social en salud es la única variable en la que no se presentan diferencias entre la cabecera y el resto, es más en 2012, el porcentaje en éste último fue mayor al primero (91,1% versus 90,5%), lo que demuestra que más allá de las condiciones de calidad del servicio en uno u otro territorio, ha habido un avance de cobertura que ningún otro servicios público ha podido lograr.

No obstante, en 2012 se presentó un retroceso en el sistema de seguridad social en salud, pues el régimen contributivo perdió participación pasando del 50,1% al 47,5%, mientras el subsidiado pasó de 49,7% al 52,2%, situación que se dio tanto en las cabeceras como en el resto, siendo aún más pronunciada en las cabeceras. Este cambio en la participación de los regímenes es un factor negativo que se suma a los ya graves problemas en el financiamiento del sector.

En el caso de la atención a los menores de cinco años se evidenció una mejora, al aumentar la asistencia a guarderías y hogares infantiles, que pasó del 31,8% en 2011 al 34% en 2012, siendo mayor el crecimiento por fuera de las cabeceras, donde el incremento fue de casi tres puntos porcentuales, ubicándose en 22,7%.

En movilidad vial, en lo que concierne con las cabeceras entre 2011 y 2012 se ratifica la tendencia en los últimos años a una lenta sustitución en el uso de medios de transporte privados por públicos, así en 2012 bajó la participación en el uso del bus en 1,4 puntos porcentuales ubicándose en 23,1%, mientras el vehículo particular aumentó pasando del 6,6% al 7,6%. Por su parte, la participación del  transporte de mediana y alta capacidad se mantuvo estable entre ambos años. Infortunadamente la ECV no permite distinguir entre la moto y la bicicleta pues las junta en una sola categoría, pese a que corresponden a dos formas de movilidad distintas, que bien valdría la pena separar para dar cuenta de su evolución por separado.

La ECV indaga por los ingresos del hogar y si estos alcanzan a cubrir los gastos mínimos. En 2012 la percepción de los hogares mejoró pues se redujo el porcentaje de hogares que dijeron que no alcanzaban a cubrir los gastos mínimos, pasando del 32,7% al 28,3%, mientras aumentaron los porcentajes de quienes expresaron que alcanzaban a cubrir o que eran mayores a los gastos mínimos, ubicándose en 57% y 14,8%, respectivamente.  Para el caso de Medellín, es posible comparar con los resultados de la Encuesta de Percepción del Programa Medellín Cómo Vamos –MCV- que formula la misma pregunta a 1.500 hogares en la ciudad. En 2012 se evidencia una situación mejor que la presentada para el promedio de las  cabeceras en el país[1]: así mientras en Medellín un 13% afirmó que los ingresos no alcanzaban a cubrir los gastos mínimos, en las cabeceras ascendió a 23,8%; quienes consideraron que cubrían los gastos fue de 67% en Medellín, en contraste con el 58,4% en las cabeceras. La menor diferencia se da entre quienes consideran que los ingresos alcanzan a cubrir más de los gastos mínimos, siendo de 20% para Medellín y de 17,7% para las cabeceras. 

También se indaga, tanto en la ECV como en la Encuesta de MCV, por la auto-percepción de pobreza; en el país se presentó una leve caída, ubicándose para el promedio nacional en 42,4%, pero con una gran brecha entre la cabeceras y el resto, para la primera se ubicó en 36,2%, y para la segunda llegó a casi siete de cada diez hogares que se auto perciben como pobres. En el caso de Medellín aunque, a diferencia del país, aumentó entre 2011 y 2012, el nivel es muy inferior al nacional y se ubicó en 15%.

Por último, a los hogares se les pide que comparen su nivel de vida con el que  tenían hace cinco años, la proporción de hogares que expresaron que su nivel de vida mejoró en comparación con cinco años atrás disminuyó levemente, pasando del 46,8% al 45,5%, dicha disminución se dio tanto en la cabecera como en el resto, en éste último, a diferencia del promedio nacional y la cabecera, aumentó el porcentaje de hogares que dijeron que sus condiciones de vida empeoraron con respecto a 5 años atrás, pasando del 12,8% al 15%. 

Para acceder a los resultados completos hacer clic aquí



[1] Las comparaciones de los resultados de la ECV  con otros obtenidos para Medellín de otras fuentes de información son más pertinentes  la cabecera para datos para Medellín son más acordes con los resultados obtenidos por esta Encuesta para la cabecera.

 

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Digite las siguientes dos palabras en el campo correspondiente. Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.