– Publicado en el Diario ADN Medellín, agosto 24 de 2016 –

Un reciente estudio del Banco Mundial sobre jóvenes que ni estudian ni trabajan en América Latina advierte sobre los enormes costos que asumirán nuestras sociedades, en términos de crecimiento e igualdad, si no actuamos desde ya para brindar oportunidades a estos jóvenes.
La Secretaría de Juventud de Medellín adelantó un estudio en 4 comunas con bajas de condiciones de vida, encontrando resultados muy similares a los del Banco Mundial. 33% de los jóvenes en estas comunidades ni estudian ni trabajan; un 20% de los chicos entre los 14 y 17 años no van a la escuela.

Aunque la mayoría afirmó haber accedido a programas de formación técnica, la mitad de quienes se graduaron no tiene trabajo y la mayoría de la otra mitad que tiene trabajo realiza oficios que no tienen relación con lo que estudiaron. De quienes dijeron trabajar (33% del total), un 40% lo hace en condiciones de informalidad, con ingresos bajos y largas horas de trabajo.

Una de las principales dificultades para acceder al empleo es la discriminación por parte de empleadores, específicamente, por el sector donde viven y la forma de expresarse.

Requerimos con urgencia un sistema educativo con calidad y pertinencia y mercados laborales dinámicos y no discriminatorios. Más importante aún, necesitamos mostrarles a los jóvenes con menores oportunidades que ellos nos importan, esto se logrará con acciones concretas y resultados visibles.

Más y mejores oportunidades para los jóvenes

Más y mejores oportunidades para los jovenes de Medellín