“Medellín es una de las ciudades con mayor proporción de personas con formación técnica o tecnológica como su máximo nivel educativo”, este fue uno de los datos más notorios de la mesa de trabajo sobre educación orientada al trabajo organizada por Medellín Cómo Vamos, Fundación Corona y Proantioquia el 13 de septiembre de 2017. En este encuentro se analizaron las conclusiones del estudio realizado por el investigador Andrés Fernando Casas Moreno, y contratado por la Fundación Corona, titulado “La Educación Orientada al Trabajo en 5 ciudades colombianas, caso Medellín”.

Esta mesa de trabajo convocó a 35 profesionales de entidades públicas y privadas de la ciudad. La Alcaldía de Medellín participó a través de su Secretaria de Desarrollo Económico, Maria Fernanda Galeano, su Secretario de Educación, Luis Guillermo Patiño, la directora de Sapiencia, María Clara Ramírez y funcionarios de estas entidades y la Secretaría de Juventud. También asistieron profesionales de las cajas de compensación familiar Comfama y Comfenalco, al igual que docentes e investigadores de la Universidad de Antioquia, la Universidad de Medellín, I.E.S Pascual Bravo y el Colegio Mayor de Antioquia.

¿Por qué analizar la educación para el trabajo?

La Fundación Corona revisó en 2015 las experiencias de seis países con el propósito de avanzar hacia la construcción de un sistema de indicadores que enriqueciera el modelo de Educación Orientada al Trabajo, como una de sus líneas de trabajo. Este análisis se complementó con uno de fuentes transversales para identificar 209 indicadores relevantes para Colombia y 20 que podían calcularse para las ciudades colombianas. En ese mismo año se elaboró un documento con los resultados de once ciudades pertenecientes a la Red Cómo Vamos. En 2016 se crearon informes específicos para Bogotá, Cali, Cartagena, Manizales y Medellín.

Este estudio se convierte en nuevo insumo para la formulación de políticas públicas en cada ciudad. Este se fortalece gracias al aporte de informes anuales que hacen seguimiento a las condiciones de vida de la población, las encuestas de hogares y los registros administrativos existentes.

Algunos de los resultados generales del estudio en torno al marco teórico y la evidencia empírica muestran que   los efectos e impactos de la Formación para el Trabajo son mixtos. En algunos estudios se encuentran impactos positivos en empleo, salarios y formalidad, otros encuentran impactos modestos, hacen reparos sobre su costo-beneficio y señalan la importancia de asegurar su complementariedad con la formación general.  Más allá de estos hallazgos, según la ONU, esta formación debe ser generalizada y accesible para todos, además hace parte del derecho a la educación y del derecho al trabajo y, por tanto, constituye un elemento integral de todos los niveles y énfasis de enseñanza y no puede abordarse de manera segmentada, sino a través del todo el ciclo formativo de las personas.

Hallazgos sobre la educación para el trabajo en Medellín

Medellín tenía en 2015 una de las mayores proporciones de población joven con titulación técnica o tecnológica (23%) y se encontraba por debajo del conjunto de ciudades respecto del porcentaje de la población que tiene bachillerato como máximo nivel educativo. Estas son las principales conclusiones, todas en el contexto del año 2015:

  • Medellín estaba entre las ciudades con mayores diferencias en tasa de ocupación entre personas con formación técnica y bachilleres (11,9 puntos). En esta ciudad la diferencia en este indicador favorece a los universitarios/postgraduados en 7 puntos.
  • En la ciudad, un técnico o tecnólogo de 25 a 34 años ganaba $1.042.194 en 2015 mientras que un universitario o postgraduado en este mismo rango de edad recibía $2.657.978.
  • Los jóvenes de 18 a 24 años que no estudian ni trabajan pasaron de representar el 23% en 2010 al 20,4% en 2015.
  • Medellín tenía una de las mayores participaciones de la formación técnica en la educación media (31,8% en 2015 vs. 23% en el conjunto de ciudades para el mismo año). En educación superior la participación se encuentra en el promedio, 31,9%.
  • En el segundo semestre de 2015, los pocos colegios con matrícula técnica se ubican en una proporción mayor en las categorías superiores de Saber 11° (A y A+).
  • 8,1% de la población de Medellín de 15 y más años (162.354 personas) asistía o asistió a cursos de Formación para el trabajo. Entre 2013 y 2015 este porcentaje se mantuvo relativamente constante. Entre estos años se observa cierta recomposición de la oferta a favor de la pública y de cursos que duran hasta 40 horas.
  • Los bachilleres entre 18 y 24 años aumentaron su participación en estos cursos de formación, al igual que los desocupados. En general, dichos cursos son valorados favorablemente por una proporción muy importante de beneficiarios al percibir una mejora en su desempeño laboral.

Conclusiones para Medellín

En Medellín las acciones de política pública se han concentrado en la articulación de la educación media y en brindar opciones de formación en competencias laborales para jóvenes y adultos. Más allá de las observaciones que puedan existir en cuanto a las metas del último Plan de Desarrollo, se evidencia una preocupación constante por una educación media más pertinente y de calidad.

Para el investigador Fernando Casas es interesante la propuesta de la actual administración de la ciudad de una media tecnológica articulada a las instituciones de educación superior y la de estructurar un sistema de educación superior, sin embargo, es difícil avanzar en esta dirección sin una propuesta específica sobre las instituciones de Formación para el Trabajo y el aseguramiento de su calidad.

Precisamente sobre ese particular, se señalaron las dificultades actuales para dar buen tránsito entre distintos niveles formativos. Así, en ocasiones personas con formación para el trabajo que deciden acceder a oportunidades de formación técnica y tecnológica, no cuentan con las herramientas básicas de formación, por ejemplo, en lectura y matemáticas, haciendo imposible el transito con éxito entre niveles formativos.

Sobre el fortalecimiento de las IES del municipio, propósito que se ha incluido en los últimos planes de desarrollo, se planteó la necesidad de que su financiación no sea discrecional de cada administración, si no que sus gastos de funcionamiento queden como base presupuestal del municipio; si lo anterior no se da, las IES municipales tienden a desaparecer. Además, estas enfrentan presiones constantes que las ponen en contradicción: de un lado, la administración municipal solicitando aumento en sus coberturas y, de otro lado, el Ministerio presiona por la calidad, la cual está directamente asociada con requerimientos muy exigentes sobre razones profesores/estudiantes que se ven debilitadas con los aumentos de cobertura sin su correlato en mayores recursos para contratación de profesores de planta.

Para la secretaria de desarrollo económico, la Alcaldía está haciendo un gran esfuerzo en alianza con otras entidades para brindar opciones reales a los jóvenes de la ciudad. Destacó el programa Formando Talentos, en asocio con Comfama, que brinda oportunidades a 3.000 jóvenes para que estudien, se empleen o sean emprendedores. Destacó que aquellos que nos han culminado el bachillerato, tienen la obligación de culminar la media antes de proseguir con otras opciones.

Más allá de la necesidad de focalizar esfuerzos en la población más vulnerable, una de las últimas conclusiones de la mesa de trabajo es que Medellín debe reconocer la Formación para el Trabajo desde un principio de universalidad pues esto permitiría que los esfuerzos por brindar formación vocacional y orientación profesional lleguen a todos los estudiantes de la media y a otros públicos objetivo, como los jóvenes no escolarizados o desescolarizados.

También se precisó en la necesidad de promover la cultura del trabajo, pues en ocasiones los empresarios objetan que habiendo oportunidades laborales estas no son aprovechadas pues, especialmente los jóvenes no desean desempeñarse en ciertos oficios. Por tanto, no sólo importa la calidad de los contenidos académicos de la formación para el trabajo, sino que también importa la motivación y la valoración del trabajo por encima de otras consideraciones. En este mismo sentido, en la mesa se trajo a colación la necesidad de motivar a los trabajadores en torno a lo que significa el trabajo en condiciones de formalidad. Por ejemplo, las obras de infraestructura en el país están demandando mano de obra que se enganche bajo condiciones de formalidad; no obstante, en muchos casos no encuentran personal que quiera ser contratado bajo esta modalidad. Esto entraña un cambio de mentalidad en cuanto a la cultura del trabajo formal.

También sobre la cultura en torno al trabajo, se llamó la atención sobre la necesidad de que las empresas, especialmente las micro y pequeñas, reevalúen su cultura organizacional para adaptarse a las nuevas realidades que plantean los jóvenes en relación con el trabajo.

El documento completo de esta investigación y la presentación realizada en la Mesa de Trabajo están disponibles para su descarga. Más adelante estará disponible la memoria de este encuentro. Con este ejercicio, Medellín Cómo Vamos, Proantioquia y Fundación Corona siguen generando información abierta al público que ayude a mejorar la educación en Colombia.

Icon

Presentación: Educación orientada al trabajo en 5 ciudades colombianas, caso Medellín 1.05 MB 14 Descargas

El investigador Andrés Fernando Casas Moreno presentó en Medellín las conclusiones...

Icon

Educación orientada al trabajo en 5 ciudades colombianas, caso Medellín 642.40 KB 10 Descargas

El investigador Andrés Fernando Casas Moreno presentó en Medellín las conclusiones...