Acabamos de presentar nuestra décimo segunda Encuesta de Percepción Ciudadana, Medellín 2017. Como desde el año 2006, llegamos a 1.500 hogares para obtener la voz del ciudadano en cuanto a la valoración de su bienestar y la satisfacción con los bienes y servicios que le ofrece la ciudad. Esta valiosa información nos sirve para complementar la medición objetiva de la calidad de vida en Medellín y, más importante aún, nos permite servir de puente entre el ciudadano y los tomadores de decisiones.

Una de las variables por las cuales consultamos y que resulta un buen elemento de contexto es el orgullo por Medellín; esta variable resulta muy relacionada con la satisfacción con la ciudad como un lugar para vivir. Tanto esta última como el orgullo nos ha caracterizado como ciudad y nos ha hecho ser históricamente reconocidos como personas “regionalistas” o, mejor, como ciudadanos con un alto sentido de pertenencia: “queremos y valoramos lo nuestro”.

No obstante, ambas variables vienen bajando en los últimos años, de hecho, el orgullo por la ciudad llegó a su mínimo histórico en 2017 con un 74% de ciudadanos diciendo sentirse orgullosos. Pareciera que somos más conscientes ahora de lo complejo de nuestra realidad. Reconocemos nuestras potencialidades y fortalezas, aún un porcentaje alto tiene buena valoración, pero también empezamos a evidenciar más las debilidades que aún persisten.

Publicado en el Periódico ADN Medellín el 8 de noviembre de 2017