A una señora le roban el bolso en pleno centro de la ciudad; un grupo de delincuentes atraca al dueño de una tienda de barrio; una riña termina con varios heridos; un señor es despojado de su celular mientras está en un trancón, a manos de dos hombres desde sus motos. Estas son escenas cotidianas en cualquier ciudad del país y nos enteramos de ellas a través de los medios de comunicación que, por ejemplo, a través de los noticieros despliegan un gran cubrimiento a hechos puntuales de esta naturaleza, o en las redes sociales donde hechos puntuales desatan indignación y protestas.

De acuerdo con el último reporte del DANE, de su Encuesta de Seguridad y Convivencia, para el promedio de las 28 ciudades de la muestra, en el último año creció la victimización en un 1,5%, ubicándose en 18,8% de las personas mayores de 15 años en dichas ciudades. Medellín, por su parte, se ubicó en 15,8%, tres puntos porcentuales por debajo, y diez puntos porcentuales por debajo de Bogotá. Aunque en el comparativo con otras ciudades, nos va mejor, la verdad es que el nivel de victimización en la ciudad ha aumentado en los últimos años. Efectivamente, no sólo el reporte en encuestas muestra un aumento del nivel de victimización, sino también la denuncia de los principales delitos contra el patrimonio económico. Así, en cuanto al delito de atraco callejero, en 2012 teníamos siete denuncias diarias, en 2015 ya llegaban a veinte, y a 2016 ascendieron a 31.

De lo anterior se desprende que los ciudadanos necesitan más acceso a información consolidada, no solo a hechos puntuales. Esa información debe ser útil para tomar acciones que refuercen el autocuidado y con ello la corresponsabilidad. Pero también esa información debe orientar la petición de cuentas a las autoridades, ya no para el caso individual que sale en redes y medios, si no en aras de que cualquier ciudadano pueda estar y sentirse más seguro en su ciudad.

Medellín ha invertido en los últimos años mucho más que cualquier ciudad en Colombia en seguridad y justicia, tanto en términos porcentuales como per cápita. El gobierno anterior decidió invertir casi $120.000 millones de recursos extraordinarios de la Fusión Une-Millicom, de los cuales la mitad se destinaron a la dotación y adquisición de tecnología para favorecer la operatividad de la Policía y la capacidad investigativa del sistema judicial.

Es hora de que pidamos cuentas a las autoridades en toda la cadena seguridad-justicia, conforme la ciudad invierte más en ella, pero también es hora de que aportemos nuestro granito de arena, con el autocuidado, la solidaridad con el otro y la denuncia ante las autoridades cuando sea del caso.

Publicado en el Periódico ADN Medellín el 8 de febrero de 2017

También puede interesarle:

Resultados de la Encuesta de Percepción Ciudadana Medellín 2016

Icon

Seguridad ciudadana, Informe de Análisis Encuesta de Percepción Ciudadana Medellín 2016 956.19 KB 35 Descargas

La seguridad ciudadana compone el octavo capítulo del Informe de Análisis Encuesta...