En días pasados se publicó el informe sobre las 50 ciudades más violentas del mundo en 2016, y de forma positiva Medellín, por segundo año consecutivo, estuvo por fuera de dicho listado. Pese a que en 2016 el número de homicidios creció en 7,5%, ubicándose en una tasa de 21,4 por cien mil habitantes, permanecer en valores cercanos a 20 con gran probabilidad permite que la ciudad esté por fuera de dicho ranking.  Aunque es menester del gobierno local seguir velando porque la tasa no se dispare, e incluso se reduzca aún más, existen otras preocupaciones en seguridad que fueron discutidas en una mesa organizada por Medellín Cómo Vamos y la Universidad EAFIT.

En 2016 las denuncias por robos fueron 19.656, de las cuales 11.315 fueron hurtos a personas y las denuncias por extorsión ascendieron a 302, lo cual significó incrementos en relación con 2015 del 24%, 49,5% y 24%, respectivamente. Sobre el último delito, la Alcaldía precisó que el mecanismo de denuncia anónima ha permitido identificar territorios golpeados por la extorsión como los bulevares de Castilla y San Javier, y llevar los casos ante la justicia con buenos resultados. Lo anterior, insta a que más personas usen la denuncia anónima, visibilizando más el problema, y permitiendo luchar contra él con más facilidad.

El llamado a la Alcaldía es a que presente públicamente no solo la denuncia formal sino también la anónima, para dar cuenta de una dimensión más certera del problema en la ciudad que, hasta ahora, ha estado más basado en titulares de prensa o declaraciones de gremios, sin sustento en denuncias ciudadanas.

También podría interesarle: Enfoque de seguridad integral, la apuesta Medellín para mejorar la seguridad y la convivencia

Publicado en el Periódico ADN Medellín el 26 de abril de 2017

Seguridad en Medellín