Pasar al contenido principal
×

Mesa metropolitana de vivienda asequible y protección a moradores Conoce aquí los retos y oportunidades construidos con expertos

 

Mesa metropolitana de vivienda asequible y protección a moradores

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • Correo electrónico
08 Jun 2022
  • En Medellín y el Valle de Aburrá algunos ciudadanos viven donde pueden y no donde quieren. 
  • En el Valle de Aburrá hay ciudadanos que deben irse de sus barrios cuando se desarrolla una vía pública, ocurre un desastre o los precios de las viviendas aumentan por la llegada de personas de mayores ingresos ¿Cómo se protegen las relaciones sociales y económicas que los habitantes construyen en el territorio?
  • Consulta aquí los resultados completos de la mesa metropolitana de vivienda y protección a moradores

Medellín Cómo Vamos ha venido trabajando durante los últimos meses en un ejercicio para convocar a diferentes actores del Valle de Aburrá y del nivel nacional a pensar en los retos y oportunidades para que los hogares que lo necesitan puedan acceder a una vivienda asequible y exista protección a moderadores, es decir, todos los habitantes de un territorio arrendatarios, propietarios, poseedores, comerciantes formales e informales que son afectados por una obra o intervención en el territorio. Ambos ejercicio se llevan acabo gracias al apoyo de la Fundación Corona, socio nacional del programa. 

Durante las diferentes mesas de conversación con expertos,  participaron actores del Área Metropolitana del Valle de Aburrá, VIVA, Ministerio de Vivienda, ISVIMED, Metro de Medellín, Comfama, Comfenalco, Bancolombia, Universidad Nacional, Eafit y Universidad de Antioquia  y colectivos sociales. Estos espacios dieron como resultado aspectos indispensables para trabajar por parte del sector público, privado y las comunidades en ambos temas.

Vivienda asequible: en el Valle de Aburrá algunos ciudadanos viven donde pueden y no donde quieren 

En el Valle de Aburrá hay más hogares -personas o familias- que viviendas disponibles, sumado a que existen hogares, especialmente los de menores ingresos, que no encuentran o no pueden pagar viviendas seguras y bien conectadas al sistema de transporte público, que por consecuencia dificulta el acceso a oportunidades de salud, espacio público, oportunidades laborales y educación. 

Lo anterior sucede especialmente porque 1) El espacio para construir es escaso y caro, 2) Las regulaciones vigentes para la construcción de viviendas evita que más familias puedan acceder, 3) El acceso a crédito es difícil y costoso para los hogares, 4) La información sobre el precio, el valor del arriendo y la calidad de las viviendas está desactualizada, lo que impide tomar decisiones al respecto,  5) Condiciones laborales caracterizadas por inestabilidad, informalidad, bajos ingresos y desempleo, especialmente en mujeres y jóvenes y 6) Hay obstáculos y no hay incentivos para construir en las zonas cercanas al río Medellín que tienen acceso a transporte, zonas verdes, centros educativos entre otros.

Finalmente, en las diferentes mesas de conversación convocadas por Medellín Cómo Vamos se proponen alternativas de solución para este reto que nos debe preocupar a todos los habitantes del Valle de Aburrá, las propuestas están orientadas a: 1) Reducir la proporción en la que los constructores están obligados a entregar obras o dinero por desarrollar vivienda VIS y VIP, para incentivar la construcción de este tipo de vivienda (esto condicionado a controles efectivos al uso de los beneficios otorgados), 2) Mayor flexibilidad en la norma para la construcción de vivienda - sujeto al fortalecimiento de la capacidad del Estado de hacer control a las normas urbanas - invertir en condiciones de habitabilidad, 3) Generar cambios en la política pública de modo que se permita la entrada de nuevos operadores urbanos, 4) Promover espacios de la ciudad con vivienda VIS y no VIS, 5) Diversificar los modelos de tenencia (como inquilinatos) a través de subsidios, 6) Generar seguros para el desempleo o periodos de gracia para no perder subsidios ni créditos durante el pago de la cuota inicial, 7) Facilitar el acceso a crédito, flexibilizando los requisitos para la población en condiciones de informalidad y estableciendo alianzas cooperativas y entidades financieras.

Protección a moradores: en el Valle de Aburrá hay ciudadanos que deben irse de sus barrios cuando se desarrolla una vía pública, ocurre un desastre o los precios de las viviendas aumentan por la llegada de personas de mayores ingresos ¿Cómo se protegen las relaciones sociales y económicas que los habitantes construyen en el territorio?

Lo anterior sucede especialmente porque 1) Cuando se construyen obras públicas, no hay suficiente reconocimiento y compensación para la comunidad que habita el territorio, 2) Falta transparencia para que los moradores accedan a la información antes, durante y después de la obra pública y/o intervención del territorio, 3) La reubicación de los habitantes de un territorio se ha limitado a subsidios de vivienda, 4) La planificación y el ordenamiento del territorio no profundiza en la memoria e identidad de sus habitantes, 5) Las fuentes de financiamiento para garantizar los derechos de los moradores no están aseguradas, 6) Hay habitantes que desconocen sus derechos como moradores, esto impide su protección efectiva, 7) Débil preparación en la prevención, mitigación y reducción del riesgo por desastres.

En ese sentido, lo anterior constituye un problema al no haber garantías cuando hay emergencia y/o se interviene en el territorio para quienes por años han construido dinámicas sociales, contactos y redes de apoyo y para quienes en el territorio desarrollan actividades que les generan ingresos.

Para este tema, en las diferentes mesas de trabajo se propusieron algunas alternativas de solución, a saber: 1) Vender anticipadamente a inversionistas la proyección de impuestos que generará la obra para compensar a los moradores antes de que esta inicie (por ejemplo a través de FIDIS), 2) Generar viviendas de interés social y prioritario destinadas a protección a moradores en grandes proyectos (planes parciales) de renovación y construcción, 3) Entregar los subsidios de acuerdo con los ingresos de las familias y no con los estratos de las viviendas, 4) Garantizar la participación efectiva de la ciudadanía y los moradores de los territorios en los grandes proyectos (planes parciales), 5) Recoger y tomar en cuenta efectivamente la visión de los habitantes del territorio en relación con las dinámicas que allí se desarrollen, además de incluir en los estudios una caracterización de los hogares y las viviendas de los moradores, 6) Formación a los moradores para que conozcan sus derechos y participen efectivamente sobre la base de las experiencias de otros moradores, 7) Entregar escrituras a los dueños que aún no las tienen, hasta donde las condiciones de riesgo lo permitan, 8) Atender el problema de cambio climático desde una perspectiva de adaptación y no solo de mitigación teniendo en cuenta a los moradores, 9) Crear una Red de asesoría jurídica especializada en protección a moradores para que tengan acceso para poder defender efectivamente sus derechos, 10) Gestionar recursos desde el Estado para garantizar la ejecución de la política pública de protección a moradores, por ejemplo desde la plusvalía, valorización o cooperación internacional, 11) Generar una fuente de recursos que se destine a protección a moradores proveniente de compensaciones urbanísticas e impuestos a la construcción.

Con los anteriores instrumentos presentados, Medellín Cómo Vamos busca acercarse a tomadores de decisión como concejales del Valle de Aburrá, el Área Metropolitana y actores del sector vivienda y protección a moradores para presentar los resultados obtenidos. Adicionalmente, se promueve actualmente, mediante acercamientos con la academia, la construcción de un Observatorio de dinámicas urbanas, entendiendo la poca información que se tiene para analizar y tomar mejores decisiones en materia de ordenamiento territorial en el Valle de Aburrá. 

 

viviendas de Medellín