Pasar al contenido principal
×
Mostrando 71 - 80 de 1027
| Informe Informe de indicadores subjetivos sobre cómo vamos en educación, 2018

En 2018 se mantuvo estable la satisfacción de quienes tienen niños menores de cinco años con algún tipo de atención institucional, con nueve de cada diez ciudadanos satisfechos con dicha atención, permaneciendo como la más alta valoración de la prestación de algún servicio a lo largo de la Encuesta de Percepción.

| Informe Informe de indicadores subjetivos sobre bienestar y agenda ciudadana, 2018

La satisfacción con Medellín como un lugar para vivir se mantuvo estable en relación con el año 2017, con ocho de cada diez ciudadanos satisfechos. Los aspectos que los medellinenses ubicaron como prioritarios para su propia calidad de vida en 2018 fueron salud con el 74%, educación con 51% y empleo con 51%, éste último con cuatro puntos porcentuales por debajo de lo alcanzado en 2017. De 0 a 10, siendo cero la peor vida posible y 10 la mejor vida posible, el ciudadano promedio en Medellín se ubicó en 6,9, similar a lo alcanzado en 2017.

| Informe Informe de Indicadores subjetivos sobre cómo vamos en salud, 2018

En 2018, la salud volvió a ser seleccionada por los habitantes de Medellín como el tema más importante para su calidad de vida y el primer tema al que consideran que la administración municipal debería prestarle más atención, pero paradójicamente, fue designada como el segundo ámbito más desigual en Medellín, después del empleo bien remunerado. Esto sucedió pese a que, en materia de cobertura reportada, la afiliación al sistema de salud llegó al 94% y que 97% de quienes dijeron requerir los servicios afirmaron haberlos utilizado.

| Informe Informe de indicadores subjetivos sobre cómo vamos en empleo, 2018

Para 2018 la percepción sobre la situación económica del hogar estuvo dominada por quienes consideraron que no se alteró (45%), seguidos de cerca por los que dijeron que mejoró (38%). Sin embargo, ante condiciones económicas percibidas como precarias, como es el caso de la autopercepción de pobreza, la insatisfacción con la situación laboral del hogar y bajos niveles de formación educativa reportados se observaron niveles de satisfacción inferiores a la media histórica de la ciudad.