Pasar al contenido principal
×
 

En Medellín la mayoría de los temas ambientales son los de menor satisfacción

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • Correo electrónico
28 Feb 2020
Río
Río

Durante el periodo 2013-2019 el medio ambiente ha sido, en promedio, el onceavo tema que los ciudadanos consideran prioritario. Desde 2017 ha venido en aumento la importancia que los habitantes de Medellín asignan a los asuntos ambientales, en 2019 el 6% de los ciudadanos afirmó que es uno tres aspectos más importantes para su calidad de vida, ocupando el noveno lugar.

También te puede interesar: 

Kit para la construcción del Plan de Desarrollo de Medellín, 2020-2023  

El medio ambiente ha venido aumentando su importancia en la agenda ciudadana. Mientras en 2013 tan solo el 3% de la ciudadanía lo priorizaba, en 2019 el 21% de los habitantes de la ciudad consideró que debería ser uno de los temas clave a los que debería prestar más atención la administración municipal, ocupando el sexto lugar de las diecisiete opciones por las que se consulta a los ciudadanos.

En Medellín, la mayoría de los temas ambientales son los de menor satisfacción según nuestra Encuesta de Percepción Ciudadana. En el periodo 2013-2019 los aspectos de menor satisfacción fueron la calidad del aire (17%), el nivel de ruido (20%) y la contaminación visual de la ciudad (21%). En contraste, los árboles son el aspecto de mayor satisfacción, llegando a 58% en 2019.

Tres prioridades ciudadanas en 2019

  • Aumentar las zonas verdes de la ciudad, el número de árboles sembrados y las áreas protegidas.

De acuerdo con el Informe de Gestión 2016-2019, Territorios integrados, AMVA y Subdirección de Información, en Medellín, durante el periodo 2016-2019 se construyeron 36 corredores verdes y se sembraron aproximadamente 880.000 árboles. De 2010 a 2018 las siembras en la zona urbana han representado en promedio el 16% de las siembras totales del municipio.

  • Fortalecer programas educativos para el cuidado y buen uso de los recursos naturales.

Durante el periodo 2008-2017, la inversión en educación ambiental no formal fue de 19% de la inversión municipal en medio ambiente, en 2018 ésta se redujo pasando a 8%, de acuerdo con cálculos que realizamos a partir de FUT.

  • Fortalecer los controles y sanciones a las distintas fuentes de contaminación ambiental.

De acuerdo con el AMVA, de los diez municipios del Valle de Aburrá, Medellín es el que ha recibido mayor número de quejas o denuncias por contaminación ambiental, para un total de 14.130 en el periodo 2004-2018, esto representa el 77% del total registrado en el Valle de Aburrá.

Cierre de brechas en medio ambiente

El centro de Medellín es particularmente crítico ante problemáticas de contaminación atmosférica. De las estaciones de monitoreo de Medellín, Museo de Antioquia es la que históricamente ha evidenciado las mayores concentraciones promedio anual de PM2.5, registrando 26,9 μg /m3 en 2019. Por ser la principal área de alta contaminación de Medellín, en este sector se declaró una de las dos Zonas Urbanas de Aire Protegido -ZUAP- del Valle de Aburrá, donde la Alcaldía de Medellín es la responsable de ejecutar las medidas ambientales necesarias para la reducción de emisiones contaminantes y mejoramiento de la calidad del aire.

Los menores de 5 años y mayores de 65 años son los grupos de edad más vulnerables a enfermedades respiratorias asociadas a contaminación del aire. Un incremento de 10 μg/m3 puede aumentar el riesgo de ocurrencia de enfermedad respiratoria hasta en un 33,8% en menores de 5 años.

El recorrido del río Aburrá (también conocido como río Medellín) tiene diferentes características: comienza con buena calidad del agua en su nacimiento, en el Alto de San Miguel al sur de la ciudad, y va deteriorándose progresivamente hasta Niquía, desde donde nuevamente comienza a mejorar su calidad. El tramo más contaminado se ubica entre Medellín y Bello, debido a vertimientos de aguas residuales provenientes del sur y el centro de la región metropolitana.

En 2018 en Medellín, el 9,4% de la población urbana se encuentra expuesta a niveles de ruido por encima de 65 dB(A), nivel de referencia de la Organización Mundial de la Salud. Los niveles más altos se registran en la malla vehicular debido al ruido del tráfico, en industrias y en el aeropuerto Olaya Herrera.