El programa Medellín Cómo Vamos, en asocio con el Centro de Análisis Político -CAP- de la Universidad Eafit, realizaron el pasado 23 de marzo una mesa de trabajo sobre seguridad ciudadana en instalaciones de la universidad. En esta ocasión, y atendiendo la necesidad de hacer seguimiento sistemático a las políticas y programas adoptados por el municipio de Medellín, se planteó el encuentro con tres temas íntimamente relacionados, planteados desde lo más general a lo particular, ellos fueron: 1) Balance de la Política Pública de Seguridad y Convivencia con una perspectiva de mediano y largo plazo; 2) Evaluación del Plan Integral de Seguridad y Convivencia de Medellín y, en particular, cuatro de los delitos priorizados en el PISC, a saber: hurto en vía pública, extorsión, homicidio y violencia intrafamiliar; 3) avances de la estrategia de implementación por segmentos de vía como instrumentos de territorialización.

A la mesa asistieron el señor alcalde de Medellín, doctor Federico Gutiérrez, el secretario de seguridad, doctor Gustavo Villegas, los subsecretarios, el profesor Luis Fernando Dávila del Centro de Análisis Político, el profesor Pablo Emilio Angarita del Observatorio de Seguridad Humana de la Universidad de Antioquia; y 90 personas en representación de comunidad organizada y estudiantes universitarios.

En el inicio de la mesa se dio una introducción en relación con los principales hitos de la política de seguridad ciudadana durante el cuatrienio 2012-2015, estos fueron: creación de la Secretaría de Seguridad, definición del primer Plan Integral de Seguridad y Convivencia -PISC- para la ciudad, definición de la Política Pública de Seguridad y Convivencia y el fortalecimiento del Sistema Integral de Seguridad y Convivencia-SISC (Vea más en: Informe de Seguridad Ciudadana 2012-2015 )

Los principales retos identificados al finalizar 2015

Primordialmente, se planteó como reto proseguir con la implementación de la Política Pública formulada y puesta en marcha al finalizar 2015. Para ello se requiere un liderazgo institucional por fuera de la administración municipal de turno, que vele por su ejecución, seguimiento y evaluación.

Se insistió en la necesidad de evaluar las políticas y programas en materia de seguridad y convivencia, máxime cuando comparada con otras ciudades en el país, Medellín está invirtiendo cuantiosos recursos en este sector, que demandan un análisis técnico en torno a la eficiencia de ese gasto.

Como había sugerido la Alta Consejería para la Seguridad y la Convivencia (2013), es necesario mejorar la focalización de las acciones en los barrios.  Hasta el momento, los patrones territoriales del delito no logran romperse. La comuna de La Candelaria sigue concentrando la mayoría de delitos en su territorio. Apenas al finalizar 2015 se estaba implementando el Plan Piloto de Intervención en Puntos Críticos, como parte de la implementación de la Política Pública y se hace necesario revisar sus primeros resultados.

En cuanto a los resultados más importantes en materia de seguridad en 2016 tenemos algunos datos que es necesario cruzar frente a las políticas y programas y recursos invertidos. En 2016 el número de homicidios creció en 7,5%, con 533 homicidios, y una tasa de 21,4 por cien mil habitantes frente a 20,1 en 2015.  Las denuncias totales de robos fueron 19.656 (24% más en relación con 2015), de ese total: 11.315 hurtos a personas, creció un 49,5%, desde 2012, año a año ha venido creciendo este delito en la ciudad. Por su parte, las denuncias por extorsión fueron 302 (24% más en relación con 2015).

Tomando en cuenta que los delitos contra el patrimonio económico provienen esencialmente de denuncias ciudadanas, un indicador de contraste del nivel delictivo en este frente proviene de la Encuesta de Percepción Ciudadana del programa Medellín Cómo Vamos que mostró su nivel más alto en 2016 con un 15%, tres puntos porcentuales por encima de lo obtenido en 2015.

En conclusión, se han identificado retos en materia de implementación y evaluación de la política, así como en resultados tangibles en materia de seguridad ciudadana. El objetivo de la mesa fue entonces conocer las estrategias de la actual administración, ¿qué se retoma? ¿qué se plantea como nuevas opciones de política?, ¿cuál es la gobernanza en materia de seguridad?, ¿cómo ha sido el trabajo interinstitucional? Y, por supuesto, ¿cuáles son los desafíos identificados?

Política Pública de Seguridad y Convivencia

El profesor Luis Felipe Dávila retomó los principales elementos de la Política Pública, enfatizando en que esta para que sea plena requiere de la sinergia de los políticos, los técnicos y los pobladores; en un ejercicio de intuición, planeación y construcción común. Para el caso de Medellín, la política pública de seguridad y convivencia se aprobó por medio del acuerdo 21 de 2015 del Concejo de Medellín, y consta de lineamientos, instrumentos y escenarios. En el caso de los instrumentos, por los cuales se indagó en la mesa con mayor énfasis, se tiene que fueron cuatro, a saber: 1) Plan municipal de desarrollo, que es “el instrumento privilegiado para garantizar la continuidad de la política pública en el mediano y largo plazo”, 2. Plan Integral de Seguridad y Convivencia (PISC), que es “el principal instrumento para la priorización de problemáticas, estrategias, programas, proyectos y acciones específicas, en articulación con autoridades competentes, para asignación y ejecución de recursos del FONSET”, 3. El plan de prevención, que es el “instrumento de coordinación interinstitucional en perspectiva de prevención temprana, prevención urgente y garantías de no repetición”, 4. Instrumentos de territorialización, que se traduce en la “concreción de todos los instrumentos por medio de intervenciones para atender problemáticas poblacional y territorialmente focalizadas”.

El alcalde Gutiérrez arrancó su presentación precisando que el enfoque adoptado por la administración es el de la Política Pública de Seguridad y Convivencia, esto es, la Seguridad Integral, para su gobierno no se entiende la inversión en seguridad si esta no va acompañada de inversión social que llegue de manera oportuna a los territorios.

Homicidios se reducen en el largo plazo pero otros delitos vienen creciendo

El profesor Dávila afirmó que durante los últimos 25 años hemos presenciado una importante disminución del homicidio, con algunos intervalos violentos, de una tasa de 381 homicidios por 100.000 habitantes en 1991 a una tasa de aproximadamente 20 y 21 homicidios por 100.000 habitantes en los últimos años. Si bien este fenómeno debe ser motivo de entusiasmo (analizado en el largo plazo), se ve un poco empañado por el aumento de otros delitos que afectan la propiedad privada. De acuerdo con lo anterior, ¿a qué se debe esta nueva dinámica de la ciudad, que presenta una reducción de las muertes en el largo plazo, por un lado, y un aumento exponencial de los robos y de la extorsión, por el otro?

El alcalde mencionó al respecto que cada delito debe ser enfrentado de diferente manera y en cada territorio. Obedecen a dinámicas no necesariamente iguales. Lo que resaltó es que los grupos delincuenciales se mueven con mucha facilidad, mutan fácilmente y las autoridades tienen que moverse a la misma velocidad o aún más rápido para combatir esas estructuras.

 El rol de la Policía

Una pregunta del público asistente se relacionó con los fenómenos de la corrupción en la Policía, ante lo cual el Alcalde señaló que no se puede estigmatizar a una institución. Reconoció los serios problemas que hay en ese frente, que siguen estando vigentes, pero que la Institución vela porque estos sean investigados, y ella (Policía Nacional) junto con la Fiscalía adelantan procesos de depuración permanente, como es el caso de los siete policías que fueron retirados de la institución y que hacían presencia en el Parque Lleras en Medellín

Y la tecnología

En su presentación el alcalde expresó en cuanto a la operatividad que la administración  había evidenciado las falencias de muchas de las inversiones en tecnología en los últimos años. Así por ejemplo, de más de 1000 cámaras de seguridad en la ciudad, solo un 10% aproximadamente han servido para identificar delitos.  No obstante, la apuesta de esta administración sigue siendo la de mejorar la tecnología invirtiendo en herramientas más sofisticadas como las cámaras de reconocimiento facial, y de identificación de placas, el software de integración, y el software de analítica de video.

Territorialización

Las dinámicas de la ciudad en cuanto a criminalidad y violencia presentan importantes diferencias en cuanto a territorialidad y modalidades; verbigracia, uno de cada tres homicidios de la ciudad sigue concentrado en los mismo once lugares del Municipio desde hace más diez años, configurando polígonos criminales o nodos violentos (ej. La Candelaria, San Javier, Villa Hermosa, Belén Rincón, Manrique, Aranjuez, El Popular, Castilla). Los once polígonos cubren un área de 11,78 km2, esto es el 12% del área urbana y el 3% del total del Municipio. Además, sectores como La Candelaria, Laureles y el Poblado siguen reportando la mayoría de hurtos a las personas desde hace varios lustros. Se consultó al Alcalde ¿Cuáles han sido los avances y cuáles son los retos al respecto?

El Alcalde señaló principalmente tres instrumentos de territorialización: Plan Centro, los planes de acción por comuna, y los planes especiales como el de Castilla. En el Plan del Centro intervienen múltiples entidades, lideradas por la Secretaría de Seguridad y Convivencia y la Gerencia del Centro, apoyados en un comité operativo de ciudad y una mesa de seguridad y justicia. Trabajan con operativos de intervención, de la mano de los organismos de seguridad y justicia, el objetivo final es la recuperación del espacio público y la garantía de la seguridad y convivencia en el territorio.

En el centro se priorizaron intervenciones en: Parque Bolívar, Parque Berrío, Plaza de Botero, Parque San Antonio, Parque Boston y Pasaje La Bastilla.

En el plan para Castilla se intervinieron, con un enfoque de entornos protectores, instituciones educativas –I.E, parques y escenarios deportivos. En el caso de las I.E se identificaron problemas como la deserción y el consumo de sustancias psicoactivas. Los resultados mostrados por la administración, comparando los meses de enero y febrero de 2016 frente a los mismos meses de 2017 muestran una reducción apreciable en la mayoría de delitos, lo que tendría que entrar a detallarse a mayor profundidad y en un lapso de tiempo mayor para  poder afirmar con certidumbre que estas reducciones obedecen estrictamente a la intervención, y más importante aún que se mantienen en el tiempo.

En general, se ha priorizado la intervención en 246 segmentos de vía, destacándose en número los 140 asociados al hurto en vía pública, seguidos por los 68 ligados a hurto de motos, y 27 a hurtos de establecimiento comerciales.

Efectos no deseados de la territorialización

El Secretario de Seguridad expresó que muchos municipios del área metropolitana se encuentran preocupados porque los buenos resultados en materia de territorialización conducen a un desplazamiento no deseado de las actividades al margen de la ley a otros territorios cercanos y que no cuentan con dicha estrategia.

Convivencia: violencia intrafamiliar

Se consultó a la Alcaldía por los recursos que invertirá en materia de convivencia, pues en los últimos años la ciudad priorizó la inversión en seguridad, con un marcado énfasis en la ampliación del Plan Cuadrantes y el apoyo necesario a la Policía para la operatividad del mismo.

El Alcalde sostuvo que mientras en la administración pasada se invirtió menos de mil millones en este tema, su administración invertirá $19.000 millones para el fortalecimiento de las comisarías de familia, buscando capacitar mejor el personal de apoyo en estas, mejorando la atención, para que sea más rápida y expedita en la resolución de los conflictos al interior de las familias.

Extorsión

En reiteradas ocasiones el Alcalde se ha referido a las cifras que maneja la propia Alcaldía sobre este delito como engañosas. a la pregunta de cómo está la administración mejorando el sistema de información para hablar de cifras más cercanas a la realidad, dado que se plantean desde diversos gremios y con salida en medios de comunicación cifras altísimas pero sin sustento claro, el secretario de seguridad aseguró que están trabajando de la mano con gremios como Fenalco para que los comerciantes en una plataforma diseñada para tal fin puedan denunciar anónimamente, como hasta ahora se está haciendo con Seguridad en Línea, en la cual se pueden hacer denuncias anónimas.  De hecho, desde 2014 ha habido más denuncias de este tipo que las penales (23.490 vs. 15.442).

El mecanismo de denuncia anónima ha permitido que se identifiquen no una a una las denuncias que por el monto de la extorsión no podrían ser llevadas ante un fiscal, si no que se juntan por territorios, así las denuncias que provienen del bulevar de Castilla o el bulevar de San Javier se juntan para abrir casos cuyo monto conjunto si permite abrir un caso ante un fiscal. Los resultados hasta el momento son positivos e instan a que más personas usen el mecanismo de denuncia anónima y con ello no solo se visibiliza más claramente la problemática sino que se puede luchar contra ella con más facilidad.

Sobre el trabajo de coordinación con entidades del orden nacional

Ante las siguientes dos preguntas ¿Qué lecciones ha aprendido en este año de gobierno en relación con las dificultades que supone la articulación con la Fiscalía, la Policía, el Ejército, el nivel Nacional y el Departamental? y ¿Considera usted que la presencia del Ejército y de la Policía Militar ejerciendo competencias en materia de seguridad ciudadana es necesaria hoy por hoy en Medellín?

El alcalde consideró que la acción conjunta de Ejército y Policía si se requiere  en algunas zonas de la ciudad, donde estructuras criminales como la del Golfo han pretendido impactar negativamente en la ciudad, a través de lo que él denomina como franquicias. En este caso particular, era necesaria la intervención del ejército nacional.

Sobre el trabajo articulado expresó que es necesario seguir trabajando en él y que hasta el momento ha encontrado mucho apoyo en estas organizaciones, para adelantar un trabajo mancomunado a favor de la seguridad de la gente en la ciudad. Eso no descarta situaciones como las mencionadas antes de casos de corrupción en la Policía, que no pueden generalizarse.

Sobre la política pública y el abordaje para Medellín del Posconflicto

Fue enfático en señalar que no puede hablarse de pos conflicto si no de pos acuerdo. Aseguró que Medellín trabaja para brindar todas las opciones a los desmovilizados, pero que tienen que haber una relación de reciprocidad, con un compromiso cierto de los desmovilizados para no volver a delinquir, pues ya en varios procesos lo que se ha observado es que no cumplen con lo pactado y terminan haciendo parte de otras organizaciones criminales. Al gobierno nacional lo instó a dar más información a todos los gobiernos locales, porque hasta el momento no saben nada de cómo va el proceso. No tienen idea de cuántos desmovilizados vendrán a Medellín, cuáles son sus necesidades, entre otros.

El secretario de seguridad, por su parte, expresó que dentro de los acuerdos con las Farc hay una oportunidad única para que los miembros de estructuras criminales que delinquen en la ciudad se acojan a la desmovilización, se acojan a los beneficios, siempre y cuando no hayan cometido delitos de lesa humanidad, y allí podrían acogerse unas 10.000 personas, lo que daría un escenario muy favorable para Medellín.

Por último, sobre los cambios en la gobernanza de la seguridad tras el cambio de funciones de la Secretaría de Gobierno en Medellín

La Secretaría de Gobierno bajo la anterior administración tenía unas funciones claras en torno a la convivencia, los derechos humanos y el espacio público, funciones que fueron cambiadas en el primer año de gobierno del alcalde Federico Gutiérrez; esta Secretaría en la actualidad fue eximida de todas estas funciones, las cuales fueron trasladadas casi en su totalidad a la Secretaría de Seguridad (a excepción de la fijación de las tarifas por ocupación del espacio público que las fija la Agencia de APPs). La Secretaría de Gobierno es ahora la encargada del relacionamiento con las otras secretarías de despacho, haciendo las veces de Ministerio del Interior (para el caso del gobierno nacional). Asimismo, esta Alcaldía decidió suprimir la figura de las vicealcaldías, dentro de las cuales estaba una directamente relacionada con la seguridad y la convivencia. Con lo cual hay un aparente debilitamiento de la burocracia para poner en marcha la política pública de seguridad y convivencia de la ciudad.

El secretario de seguridad aseguró que no evidenciaba tal debilitamiento, que el personal en terreno en la actualidad estaba asumiendo dos roles, el de velar por la seguridad y a la vez por la convivencia, pero que esto para nada implicaba menor capacidad de respuesta de la administración.

Preocupaciones finales

Se hizo un llamado a revisar las inversiones en seguridad porque aunque se habla de seguridad integral, parecen estar más ligadas a un enfoque más represivo (inversión en dos batallones) que uno de prevención o de inversión social. Habría que replantear el seguir invirtiendo tantos recursos en tecnología cuando la evidencia ha mostrado que son más efectivas las denuncias ciudadanas que la propia tecnología y,  también la evidencia señala que la inversión en estos recursos se parece bastante a una adicción, termina demandando siempre más recursos, debido al avance tecnológico y lo que esto implica en términos de costos.

Será necesario hacer más visibles las denuncias anónimas en cuanto a la extorsión para revelar una dimensión más certera del fenómeno en la ciudad que hasta ahora ha estado más basado en  titulares de prensa o declaraciones de gremios, sin sustento en denuncias formales.

Como se ha expresado en otras ocasiones el crimen no conoce fronteras, en la medida en que las estrategias de territorialización no sean pensadas más ampliamente, por ejemplo, para incluir a todos los municipios de la región metropolitana, muy seguramente los delitos terminen incrementándose en otros municipios, mientas bajan en Medellín o en áreas específicas de la ciudad. Asimismo, será necesario revisar y evaluar en un periodo de tiempo mayor el impacto de la territorialización no sólo sobre los territorios priorizados,  sino también sobre el conjunto de la ciudad.

Será necesario revisar con mayor detenimiento el impacto sobre la seguridad y la convivencia de la reestructuración de las funciones de las secretarias de seguridad y gobierno, e incluso el impacto sobre otros importantes aspectos de la administración, pues puede estar implicando mayores esfuerzos en este tema, de lo habitual, que pueden derivar en una menor gestión estratégica en otros frentes.

Se instó a tener un discurso de reconciliación y no de beligerancia y odio en el marco del pos acuerdo con las FARC, pues nuestra sociedad aún sigue dividida y ha sido alimentada en el rencor y no en la convivencia pacífica.

Icon

Presentación: Mesa de Trabajo sobre Seguridad Ciudadana, marzo 23 de 2016 0.00 KB 37 Descargas

Medellín Cómo Vamos y el Centro de Análisis Político de la Universidad EAFIT...