El objetivo de desarrollo sostenible número doce nos habla de la necesidad de una producción y consumo responsable, y una de sus metas establece que al 2030 debemos reducir sustancialmente la generación de residuos mediante la prevención, la reducción, el reciclaje y la reutilización. Estas últimas son las ya conocidas tres R: reducir, reutilizar y reciclar.

La reducción del consumo es la primera tarea que cada ciudadano tiene que realizar, evitando con ello el desperdicio innecesario. En Medellín, antes que reducir los residuos per cápita generados los estamos aumentando, dando cuenta que aún falta generar una mayor cultura en pro de la reducción y reutilización.

En el caso del reciclaje, el resultado es más positivo, mientras en 2012 la tasa de reciclaje era de 12,2 por ciento a 2016 ascendió a 17,4 por ciento.

Pese a ese resultado, los desafíos que enfrenta la ciudad en cuanto a la gestión de residuos sólidos es enorme. De una reciente discusión en una mesa trabajo se tiene que el modelo de gestión en la región metropolitana es insostenible. Se requieren rutas de recolección diferenciadas para los residuos ordinarios, reciclables y peligrosos, pues sin estas los esfuerzos para separar en la fuente no serán eficaces. El panorama no es alentador: EPM afirmó que, aunque ha revisado varias opciones de negocio, en el momento le es más rentable enterrar los residuos que aprovecharlos.

También puede interesarle:

Icon

Informe de Indicadores Objetivos sobre Cómo Vamos en: Medio ambiente y gestión del riesgo, 2016 667.05 KB 49 Descargas

En 2016, Medellín fue la segunda entre las principales ciudades del país en inversión per...

Publicado en el Periódico ADN Medellín el 26 de julio de 2017

Reducir, reciclar y reutilizar