Pasar al contenido principal
×
 

Los grandes desafíos en pobreza y desigualdad en Medellín

  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • Correo electrónico
02 Mar 2020
Barrio Medellín

En el periodo 2006-2019, la pobreza y la vulnerabilidad han estado en dos ocasiones entre los tres temas prioritarios de la agenda pública que los ciudadanos de Medellín le proponen al gobierno municipal, específicamente en 2006 y 2008.

También te puede interesar: 

Kit para la construcción del Plan de Desarrollo de Medellín, 2020-2023

Por su parte, entre 2013 y 2019 un 23% de los ciudadanos priorizaron la pobreza como uno de los tres temas clave a los que debería prestar más atención la administración municipal, ocupando el sexto lugar entre 17 temas consultados.

Para el periodo, 2013-2019 los tres sectores donde los ciudadanos evidencian un acceso más desigual en la ciudad son el empleo bien remunerado (57%), la salud (48%) y la vivienda de calidad (45%). Entre 2018 y 2019 en todos los aspectos evaluados creció la percepción de acceso muy desigual en la ciudad.

Tres prioridades ciudadanas en 2019

  1. Fortalecer la atención a los hogares en pobreza extrema. (35%).
  2. Fortalecer la atención a la primera infancia y niñez.
  3. Fortalecer la atención a la población en la tercera edad o adultos mayores.

Planeación del territorio en el largo plazo y agenda local al año 2030

El Marco Territorial de Lucha contra la Pobreza Extrema de Medellín tiene como objetivo general “Atender a la población en pobreza extrema por medio del acompañamiento familiar, acercamiento de oportunidades, acciones de innovación ciudadana para la familia, considerando los diferentes grupos poblacionales; así mismo, operar los programas con Prosperidad Social como una estrategia del nivel nacional para la superación de la pobreza extrema”. Y como objetivo específico, superar las condiciones de pobreza extrema de los hogares de la ciudad desde la medición multidimensional, a través del acompañamiento familiar y el acercamiento de oportunidades.

Esa medición multidimensional se expresa en el Índice de Pobreza Multidimensional -IPM- que incluye quince dimensiones, a saber: Empleo informal, barreras de acceso a salud, barreras de acceso primera infancia, rezago escolar, bajo logro educativo, desempleo de larga duración, sin aseguramiento a salud, inasistencia escolar, analfabetismo, acceso a alcantarillado, hacinamiento, trabajo infantil, paredes exteriores de las viviendas, piso de las viviendas y acceso a agua.

El marco no establece metas para el indicador de IPM, ni en especifico sobre las quince dimensiones. No obstante, la agenda ODS al 2030 para Medellín incluyó como uno de sus indicadores el IPM con metas puntuales a 2020, 2025 y 2030.

Por su parte, en la Agenda ODS de Medellín se incluyeron 8 indicadores dentro de los objetivos 1, 2 y 10 relacionados con pobreza, vulnerabilidad y desigualdad. De acuerdo con la priorización realizada por el programa para el análisis Hacia Dónde Vamos, en el último informe de Calidad de Vida de Medellín, 2018, se incluyen aquí tres indicadores de los nueve.

Cierre de brechas

El índice Multidimensional de Condiciones de Vida -IMCV- es mayor para el promedio de las comunas que para el promedio de los corregimientos. En 2018, para las primeras fue de 49,3/100, mientras para los segundos fue de 42/100. Ni en 2010, cuando inicia la medición del IMCV, ni en 2018, ningún corregimiento pudo alcanzar las condiciones de vida promedio de la ciudad en su conjunto ni del área urbana.

Las diferencias en el IMCV entre las comunas de Medellín y entre estas y los corregimientos son mucho mayores en el primer caso. Al tomar el promedio del IMCV de las tres comunas con mayores condiciones de vida, esto es: El Poblado, Laureles/Estadio y La América y restar el promedio del IMCV de las seis de menores condiciones de vida, a saber: Popular, Santa Cruz, Manrique, Doce de Octubre, Villa Hermosa y San Javier, sobre el valor medio del IMCV de Medellín urbano, se obtienen las brechas entre esos territorios como un porcentaje del IMCV promedio. En el periodo 2010-2018 las brechas entre estas comunas se han cerrado en casi diez puntos porcentuales del valor promedio del IMCV, ubicándose en 62,9% en 2018.

El porcentaje de hogares en inseguridad alimentaria severa muestra a las comunas de Popular, Manrique y el corregimiento de Santa Elena en desventaja relativa frente al resto de territorios.

Del total de población en la ciudad en condición de pobreza multidimensional un 69% no tenían ningún nivel formativo, o como máximo primaria.

En 2017, del total de personas en Medellín en condición de pobreza multidimensional (358.881), un 53,2% eran mujeres y un 46,8% eran hombres.

En 2017, las personas entre cero y 17 años representaban el 20,7% del total de la población, no obstante, de ese total un 30,2% estaban en condición de pobreza multidimensional. Para los jóvenes de entre 14 y 17 años, la condición de pobreza multidimensional llegó al 9,2%, por encima en cuatro puntos porcentuales de su participación en el total de la población, siendo la más alta brecha entre ambas proporciones por grupo etario.