Conscientes de que la perspectiva metropolitana es necesaria para entender muchas limitantes para el avance de la calidad de vida en Medellín, el programa Medellín Cómo Vamos, en asocio con el Departamento de Gobierno y Ciencias Políticas de la Universidad EAFIT, que con anterioridad había realizado análisis de gobernanza metropolitana en el marco de la investigación BIO 2030, bajo el liderazgo del profesor Santiago Leyva, iniciamos en el año 2016 un trabajo de profundización en los temas de ciudad-región en donde existe autoridad metropolitana (Área Metropolitana del Valle de Aburrá -AMVA-) a partir del marco normativo actual, a saber: la planeación territorial, el medio ambiente urbano y el transporte.

Este ejercicio dio lugar a la construcción por parte de Medellín Cómo Vamos del Documento de Trabajo sobre gobernanza metropolitana del Valle de Aburrá entre 2004 y 2015, con el apoyo metodológico del Departamento de Gobierno y Ciencia Política de la Universidad Eafit.

Este documento consta de cuatro partes: la primera consiste en una presentación de las principales características del Valle de Aburrá y los diez municipios que lo componen. En segunda instancia, se presenta la revisión del marco normativo general bajo el cual operan las áreas metropolitanas en Colombia actualmente. La tercera sección aborda la evolución de la gobernanza metropolitana del Valle de Aburrá en los temas de planeación, gestión ambiental y movilidad, y en ella se incluyen las conclusiones emanadas de las mesas de trabajo temáticas que tuvieron lugar entre octubre y noviembre de 2016. Finalmente, en la cuarta parte se consignan las principales conclusiones del análisis realizado en clave de agenda por venir.

Icon

Documento de trabajo: Gobernanza Metropolitana en el Valle de Aburrá 2.14 MB 15 Descargas

Medellín Cómo Vamos y el Departamento de Gobierno y Ciencias Políticas de la Universidad...

La principal conclusión de este documento es que, durante el período de estudio, los mayores obstáculos para una gobernanza metropolitana que le permitiera a la región cumplir las metas establecidas en los planes estratégicos fueron la falta de coordinación institucional y la insuficiencia de capacidades instaladas del AMVA para la ejecución de las políticas propuestas.

También te puede interesar: Hemos sido buenos planeando el territorio, pero no tanto gestionándolo.

La falta de coordinación en Planeación proviene de una distribución de competencias que hace a los municipios autónomos para la gestión del suelo y de sus recursos, impidiendo una gestión catastral centralizada y promoviendo la desarticulación. En gestión ambiental, por su parte, los problemas de coordinación se evidencian en que la articulación entre las autoridades ambientales rurales (Corantioquia y Cornare) y la autoridad urbana depende de la voluntad de los actores, y no se han formalizado mecanismos de articulación. Asimismo, la desarticulación es evidente en las relaciones entre el AMVA como autoridad ambiental y EPM como operador del Plan de Saneamiento y Manejo de Vertimientos -PSMV-, donde el desfase entre una y otra entidad impide tomar a tiempo medidas sancionatorias, lo que va en contra de la gestión adecuada de la calidad del agua del río Aburrá. En movilidad, el problema de falta de coordinación es similar. El Metro de Medellín tiene una gran capacidad de planeación, gestión y operación del sistema de transporte masivo, que no está presente en el AMVA como autoridad, dificultando las tareas de planeación y control del sistema. Así mismo, el hecho de que los municipios tengan, cada uno, un sistema de tránsito independiente con capacidades para el registro y la legalización de vehículos de servicio público implica, en la práctica, una limitación a las capacidades del AMVA en esta materia.

También te puede interesar: El ambiente metropolitano es una responsabilidad compartida

Los problemas de capacidades también son visibles en planeación, medio ambiente y movilidad. En planeación, los problemas están asociados con la falta de aplicación de instrumentos de gestión urbanística en la escala metropolitana, que termina repercutiendo en la ocupación informal del territorio. En gestión ambiental, con el hecho de que, a pesar de que el Valle de Aburrá tiene un sistema de monitoreo ambiental que está entre los mejores y más completos del país, todavía tiene desafíos en el control ambiental, y los recursos de destinación específica ambiental no van en su totalidad a temas ambientales, para cubrir otros objetivos misionales de la entidad, especialmente en cuanto a redistribución mediante la generación de infraestructura. En movilidad, finalmente, el principal problema de competencias del Área Metropolitana es la separación entre la competencia de autoridad de transporte, que recae sobre el AMVA, y la de tránsito, que recae en los municipios, lo que dificulta la coordinación y el control efectivo del transporte por parte del AMVA.

También te puede interesar: Centralizar la autoridad de transporte es la tarea pendiente en la movilidad metropolitana