Dos semanas atrás participamos en un foro sobre movilidad. En nuestra presentación precisamos que la movilidad vial no ocupa los primeros lugares dentro de los aspectos prioritarios para la calidad de vida de la gente en la ciudad: le anteceden salud, empleo, educación, vivienda, entre otros. No obstante, la movilidad afecta de forma directa a la salud.

La movilidad genera externalidades negativas, vía la afectación al ambiente y una mayor mortalidad y morbilidad por la accidentalidad vial. La OMS nos dice que la contaminación del aire proviene en gran parte de las fuentes móviles, esto es, proviene de los modos de transporte que usamos, y esa contaminación mata anualmente en el mundo tres millones de personas. En Colombia, a 2012 esa cifra llegó a 6.502 muertes, representando un 3,3% del total de muertes.

Al trasladar ese porcentaje a Medellín, tenemos un total de 537 muertes por contaminación del aire a 2012. Por su parte, las muertes en accidentes de tránsito representaron 290 casos anuales entre 2010 y 2016. En resumen, producto de la movilidad tenemos algo más de 800 muertes al año, cifra mayor a los homicidios anuales en los últimos cuatro años en la ciudad.

Reducir la contaminación del aire y reducir la mortalidad/morbilidad ocasionada por accidentes viales deben ser imperativos de nuestra sociedad por su impacto en el bienestar, vía mejor salud y seguridad personal.

También puede interesarle:

Icon

Informe de Indicadores Objetivos sobre Cómo Vamos en: Movilidad y espacio público, 2016 538.66 KB 173 Descargas

En 2016 el total de recursos invertidos en transporte por parte de la administración municipal...

Publicado en el Periódico ADN Medellín el 29 de noviembre de 2017

movilidad y bienestar