El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible (MADS) emitió el pasado 1 de noviembre la resolución 2254 de 2017, “Por la cual se adopta la norma de calidad del aire ambiente y se dictan otras disposiciones”. Esta norma actualiza las disposiciones de la resolución 610 de 2010, y promueve estándares más estrictos para las concentraciones promedio anuales y diarias de contaminantes criterio.

Debido a las contingencias de contaminación atmosférica que ocurrieron en el valle de Aburrá en 2016 y 2017, y a las medidas tomadas entonces para mitigar los altos niveles de contaminación, se activó la discusión sobre los estándares normativos para la toma de decisiones en materia de contaminación del aire. En especial, se discutió si la norma aplicada en Medellín para la declaratoria de contingencia ambiental era la adecuada, considerando que los lineamientos nacionales y los protocolos de otras ciudades del país y de América Latina utilizaban parámetros más flexibles.


También te puede interesar:

Reducción de la contaminación del aire y el pico y placa: alguna evidencia empírica


Como lo indica la tabla siguiente, desde la resolución 601 de 2006 el gobierno nacional ha establecido límites progresivamente más estrictos en relación con la contaminación aérea. En cuanto a las partículas en suspensión, para PM10 la resolución 601 de 2006 proponía 100 microgramos por metro cúbico para ese año y 60 para 2009, y la resolución 610 de 2010 reducía esta concentración máxima para 2010 a 50 microgramos por metro cúbico, mientras que el PM2,5 no se incluyó en 2006 sino únicamente en 2010, con una concentración máxima permisible de 25 microgramos por metro cúbico.  En los contaminantes gaseosos, por su parte (dióxido de azufre, dióxido de nitrógeno y ozono), entre 2006 y 2010 se mantuvieron los mismos parámetros. El monóxido de carbono no tenía una meta directamente comparable en la norma de 2006, pero en 2010 estableció un parámetro de 10.000 microgramos por metro cúbico[1].

Niveles máximos admisibles de contaminantes criterio, por año y contaminante
(microgramos por metro cúbico)
Contaminante criterio 2006 2009 2010 2011 2017 2030 Tiempo de exposición
PM10 100 60 50 50 50 30 Anual
PM2.5 n.a. n.a. 25 n.a. 25 15 Anual
SO2 80 n.a. 80 n.a. 50 20 24 horas
NO2 100 n.a. 100 n.a. 60 40 Anual
O3 80 n.a. 80 n.a. 100 n.a. 8 horas
CO n.a. n.a. 10000 n.a. 5000 n.a. 8 horas
Fuente: 2006, 2009, 2011: Res. 601 de 2006. 2010: Res. 610 de 2010. 2017, 2018 y 2030: Res. 2254 de 2017.

La resolución 2254 de 2017, aunque plantea niveles máximos similares a los que ya se habían propuesto en la resolución 610 de 2010, establece metas más ambiciosas para el largo plazo. La normativa propone, para 2030, reducir en 40% los niveles máximos permitidos de PM10 y PM2,5, así como reducir en 60% las concentraciones máximas permisibles de SO2 y en 33% las de NO2.  Estas reducciones son consecuentes con lo planteado por el Objetivo de Desarrollo Sostenible número 13, cuyas metas están relacionadas con la mitigación de los efectos del cambio climático.

En cuanto al PM2.5, que ha sido el contaminante criterio que ha dado lugar a la declaratoria de contingencia atmosférica en el valle de Aburrá en los últimos dos años, las metas que establece el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible para 2030 siguen estando por encima de la guía de calidad del aire de la OMS, es decir, por encima del nivel en el cual se ha comprobado empíricamente que la exposición a PM2.5 afecta negativamente la salud humana, y que en el caso de este contaminante es de diez microgramos por metro cúbico.


Descarga el informe de calidad de vida de Medellín: Medio ambiente

Icon

Informe de Indicadores Objetivos sobre Cómo Vamos en: Medio ambiente y gestión del riesgo, 2016 667.05 KB 50 Descargas

En 2016, Medellín fue la segunda entre las principales ciudades del país en inversión per...

Para este mismo contaminante en exposiciones cortas, la resolución indica como un nivel de prevención el que está entre 38 y 55 microgramos por metro cúbico, como nivel de alerta el que va de 56 a 150 microgramos por metro cúbico, y como nivel de emergencia el que está por encima de 150 en concentraciones promedio de 24 horas. El Plan Operativo de Episodios de Contingencia Atmosférica en el valle de Aburrá, por su parte, propone un nivel de alerta naranja entre 35,5 y 55,4, de alerta roja fase 1 entre 55,5 y 105,9, de alerta roja fase 2 entre 106 y 150,4, y de emergencia por encima de 150,5 microgramos por metro cúbico. Considerando las diferencias entre las condiciones atmosféricas de referencia -para las cuales se construye la norma nacional- y las condiciones atmosféricas del valle de Aburrá, los parámetros del valle de Aburrá se ajustan adecuadamente a los criterios del Ministerio de Ambiente.

En resumen, el cambio en la norma nacional de calidad del aire favorece el establecimiento de mayores exigencias de parte de las autoridades ambientales a los agentes emisores de contaminantes, y apoya la intervención en materia de calidad del aire con parámetros similares a los que usó el AMVA en la última contingencia ambiental.

Consulta aquí la nueva normativa en materia de calidad del aire

[1] La norma nacional se establece con base en condiciones de referencia, es decir, a 25°C y 760 mm Hg. En Medellín y el valle de Aburrá las condiciones de temperatura son similares, pero las condiciones de presión son menores, por lo cual los niveles de contaminación permisibles pueden ser ligeramente superiores.